Conecta con nosotros

Análisis

¿Ha llegado el final de las criptomonedas?

Las últimas caídas que ha experimentado el mercado de las criptomonedas han causado el pánico entre algunos inversores. Es cierto que el mercado está atravesando su octavo mes de caídas, aunque esta última ha tenido un grado de violencia algo mayor que las anteriores.

Esta agresividad en las caídas ha provocado que muchas criptomonedas llegasen a precios que muy pocos inversores esperaban volver a ver. Los casos más llamativos los tenemos en criptomonedas como Litecoin, NEO, Monero o incluso Ripple.

La suma de ambos factores ha provocado que un sector bastante notable de los inversores se empiece a plantear si realmente este mercado es algo real o simplemente se ha tratado de una bonita fantasía que ha llegado a su final.

Inversores más veteranos

Antes hemos comentado brevemente la situación extrema que atraviesan algunas criptomonedas. Aquí es donde entran los inversores veteranos, y con esta definición nos referimos a los inversores que ya estaban presentes antes de que el mercado explotase a finales de 2017.

A pesar del largo periodo bajista en el que el mercado se encuentra inmerso, todo aquel que hubiese entrado en el verano de 2017 o incluso a principios de ese mismo año, no había sufrido en exceso. Esto se debe a que una inversión en esa época seguía siendo rentable, o al menos hasta ahora lo era.

Para explicar más en detalle este apartado vamos a tomar el ejemplo de NEO. Esta criptomoneda fue una de las que más euforia consiguió levantar entre los inversores en 2017, sobre todo durante los meses de junio, julio y agosto. En esa época, su precio ya estaba despuntando, aunque rondaba los 20$.

Incluso en meses anteriores, cuando se llamaba Antshares y su precio no superaba los 5$, ya comenzó a captar las miradas de muchos inversores. Pues bien, hasta este momento, todos esos inversores que hubieran entrado en esta criptomoneda en aquella época no habían sufrido pérdidas.

No ha sido hasta la caída que acabamos de presenciar, cuando estos inversores han comenzado a ver pérdidas reales en su cartera. Este factor se presenta como uno de los principales catalizadores de la violencia que han tenido estas caídas, y es que, por primera vez en ocho meses, los inversores más veteranos están comenzando a sufrir.

Limpieza de altcoins

Si nos fijamos en cómo han sido las caídas nos daremos cuenta de que las altcoins han sido las que más han sufrido. Es cierto que Bitcoin también ha caído, pero prácticamente todas las altcoins tienen caídas que llegan a ser hasta del 30% en los peores casos.

Actualmente hay listadas más de 1.800 criptomonedas en CoinMarketCap. Si bien es cierto que existe un amplio abanico de proyectos interesantes, innovadores y con equipos más que cualificados, la gran mayoría no sólo son copias que intentan ser “el nuevo Bitcoin”, sino que directamente son proyectos muertos.

Esta es la razón por la que las altcoins están sufriendo tanto. El mercado ha comenzado a darse cuenta de la realidad de muchos proyectos y se está moviendo a valores más seguros, si ese adjetivo se puede emplear en este mercado. Aunque muchos inversores no lo asimilen, una gran cantidad de altcoins no se recuperarán de esta etapa negativa.

¿Ha explotado la burbuja?

Probablemente esta sea la pregunta estrella tanto en medios de comunicación tradicionales como entre los usuarios e inversores en criptomonedas corrientes. Para responderla debemos echar la vista atrás y ver qué ocurrió entre 2014 y 2016.

Esta época fue una de las peores para el mercado de las criptomonedas, y el sentimiento en los inversores era muy parecido al sentimiento actual. Tras más de dos años de crecimiento parabólico, Bitcoin se enfrentó a otros dos años de corrección. Hay que destacar un punto muy importante, y es que el hackeo a Mt. Gox jugó un papel clave en este periodo de corrección ya que fue el evento que propició el pánico.

En esta ocasión no ha ocurrido algo así, aunque desde el punto de vista técnico, la situación es muy parecida. Bitcoin ha estado subiendo de forma parabólica desde 2016 hasta el comienzo de 2018, y una vez esa parábola se ha roto, ha comenzado un periodo negativo.

Con un simple vistazo a la gráfica podemos responder a la pregunta. El movimiento del precio de Bitcoin hace que sea muy similar a una burbuja. La gran diferencia es que, cuando se cree que ha explotado definitivamente, no solo se recupera, sino que vuelve a batir récords.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

Últimos análisis

Suscríbase a nuestro boletín

error: ¡Vaya! No puedes hacer eso.