Conecta con nosotros

Análisis

El mercado entra en zona de sobreventa extrema

Las últimas horas han sido muy negativas para Bitcoin, y en general, para el resto de criptomonedas existentes hoy en día. Si bien en diciembre del pasado año vimos un momento de euforia desmedida, hoy estamos en una situación radicalmente opuesta.

Tras más de cinco meses de tendencia negativa, Bitcoin está marcando los precios más bajos desde que comenzó 2018. Tal ha sido la racha bajista que Bitcoin estaría en el mismo nivel en el que estaba en octubre de 2017. Ethereum y Litecoin tampoco han salido bien paradas.

El sentimiento general entre los inversores ha pasado del pánico a la depresión, ya que son tantas las caídas acumuladas de forma consecutiva que esa sensación de pánico se ha evaporado. Esto se ve directamente reflejado en la mayoría de criptomonedas, que han entrado en una zona de sobreventa nunca antes vista en este mercado.

Wanchain (WAN) es un ejemplo que refleja a la perfección lo que estamos comentando. Una de las criptomonedas que más euforia consiguió generar entre los inversores y que incluso ha sido calificada como “la mejor criptomoneda”, hoy marca mínimos históricos.

El indicador ténico RSI mide la fuerza relativa de la compra o venta en una criptomoneda, y nos servirá para plasmar la situación tan extrema a la que nos referimos. Como vemos en Wanchain, este indicador está en un nivel de sobreventa que nunca antes se había registrado en esta criptomoneda

Otro caso de sobreventa extrema lo tenemos en Quantstamp (QSP), un proyecto de auditoría de contratos inteligentes que incluso ha sido utilizado por Binance. Esta criptomoneda encadena varias semanas de caídas consecutivas.

La sobreventa en este caso es incluso más llamativa que en Wanchain, ya que lejos de recuperarse, al menos de forma momentánea, sigue cayendo cada día más.

Esta situación está siendo comparada por muchos inversores con la gran depresión que atravesó el mercado de las criptomonedas tras el colapso de Mt. Gox en 2014. Las noticias positivas ya no tienen prácticamente ningún efecto en el mercado, los inversores ven cómo su capital se desploma y los nuevos proyectos pierden cada vez más apoyo.

Sin embargo, una de las conclusiones más esperanzadoras que podemos sacar de esta situación es el avance incesante de la innovación. La tecnología blockchain cada vez tiene más presencia en bancos, grandes superficies, entidades financieras, etc. En el corto plazo no es algo que tenga un efecto directo en el mercado, pero en el largo plazo es uno de los puntos más positivos que podemos encontrar.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

Últimos análisis

Suscríbase a nuestro boletín

error: ¡Vaya! No puedes hacer eso.