Conecta con nosotros

Análisis

Blockchain: la tecnología que cambiará todo

Blockchain se ha convertido en la palabra de moda durante los últimos meses. Las posibilidades que ofrece han pasado de ser una mera utopía a ser una realidad más que evidente, y las grandes empresas se han dado cuenta. Google, Amazon o IBM son solamente algunos de los gigantes que ya han comenzado una carrera por ser los líderes en la innovación con esta tecnología.

Y es que blockchain, o cadena de bloques en español, ha venido para revolucionar todo lo que conocemos actualmente. No solamente beneficiará a las empresas financieras a la hora de ejecutar transacciones más eficientemente. También puede aplicarse en una infinidad de sectores como la logística, la gestión de datos o la agricultura. Incluso se habla de que el Internet de la información se convertirá en el Internet del valor gracias a blockchain.

¿Qué es blockchain?

El primer paso para ser parte de esta inminente revolución consiste en entender qué es la tecnología blockchain. Una blockchain o cadena de bloques consiste en una estructura de datos en la que la información queda registrada en los bloques que la forman. Toda esta información se sincroniza instantáneamente en todos y cada uno de los nodos que conforman la blockchain, sin necesidad de que confíen entre ellos.

Para entender mejor de qué trata la tecnología blockchain, vamos a poner un ejemplo práctico muy sencillo. Imaginemos que 100 personas que nunca se han conocido ven una película a la misma vez, y al terminar se les pide que resuman lo que han visto. En lugar de recoger una visión diferente en cada espectador como cabría esperar, las 100 personas dan exactamente la misma versión, con los mismos datos y las mismas explicaciones. No existen dudas sobre el resumen de la película. Esencialmente, esto es blockchain.

Utilizando el ejemplo que acabamos de poner, las personas serían los nodos que conforman la cadena de bloques y el resumen de la película sería la información que se almacena en ella. El resumen de la película coincide ya que la información almacenada en la blockchain es verificada por todos los nodos. Para “falsificar” una cadena de bloques sería necesario que más de la mitad de los nodos estuvieran de acuerdo, teniendo en cuenta que están completamente aislados y no tienen la posibilidad de coordinar previamente el “engaño”.

Toda aquella información que queda registrada en una blockchain es inmutable, es decir, no puede desaparecer nunca ni tampoco puede ser modificada.

¿Cómo funciona blockchain?

En la actualidad, prácticamente todas las acciones que llevamos a cabo a lo largo del día deben estar respaldadas por un intermediario en el cual hemos depositado nuestra confianza. Desde tu banco diciéndote que has enviado correctamente una cierta cantidad de dinero a otra persona, hasta la notificación de un correo electrónico diciendo que ha sido enviado. Esto provoca que siempre corramos el riesgo de que ese intermediario en el que confiamos falle, sea atacado o utilice nuestra información sin nuestro consentimiento. El escándalo de Facebook, pese a su gran repercusión mediática, ha sido un simple ejemplo de este tipo de peligros.

Imaginemos ahora que Juan quiere enviar 500€ a María. Para ello, Juan deberá notificar a su banco que retire esa cantidad y que la envíe a la cuenta bancaria de María. Pasadas varias horas, los bancos involucrados habrán procesado la transacción y María ya tendrá su dinero disponible, que no estará en la cuenta de Juan. El proceso es sencillo, pero existe un inconveniente muy evidente: ni Juan ni María han tenido en ningún momento el control de este proceso. Simplemente se han visto obligados a aceptar las condiciones, comisiones o tiempos de espera, que el banco estipule.

Aquí es donde entra la tecnología blockchain. La eliminación de intermediarios es la característica más atractiva y el principal motor de esta revolución. Si Juan y María hubieran utilizado la cadena de bloques, hubieran tenido el control en todo momento, con la seguridad de que la información va a estar verificada y sin fallos (ya que, si hubiera un error, la transacción no se ejecutaría), y con la ventaja de haber hecho la transacción en pocos minutos y con bajas comisiones.

¿Cuándo se creó blockchain?

La tecnología blockchain no ha surgido de repente. Se ha necesitado el trabajo y la investigación de varias décadas para que en 2008, Satoshi Nakamoto pudiera crear la primera aplicación práctica de esta rompedora tecnología. La base que ha hecho posible la creación de blockchain es la criptografía, que consiste en la técnica o el arte de escribir de un modo enigmático para que solamente aquel que sepa descifrarlo lo entienda.

El algoritmo Diffie-Hellman, ideado por Whitfield Diffie y Martin Hellman en 1976, ha sido una parte clave en la tecnología blockchain. Básicamente, este algoritmo proponía la división de las claves encriptadas ya existentes en dos partes, una pública con la que se encripta el mensaje, y otra privada que es con la que se puede descifrar dicho mensaje.

A pesar de que Bitcoin haya saltado a la fama y sea conocido por cientos de miles de personas, no ha sido el primer intento de crear un mecanismo alternativo que eliminase los intermediarios. Nick Szabo por ejemplo, fracasó con la creación de Digicash, Hashcash y Bitgold, aunque consiguió sentar las bases de los contratos inteligentes.

¿Se puede hackear la blockchain?

Esta es una de las preguntas más repetidas entre aquellos que han descubierto la tecnología blockchain recientemente. En las últimas semanas hemos asistido a numerosos ataques hacker del tipo 51%. Criptomonedas como Verge, Bitcoin Gold o ZenCash se ha visto obligadas a bifurcarse por este motivo.

Bitcoin y, en definitiva, cualquier blockchain, puede ser objetivo de este tipo de ataques. Sin embargo, la respuesta a la pregunta de si se puede hackear blockchain no es un sí rotundo. Esto es debido a que el poder de computación necesario para ejecutar un ataque de este tipo en Bitcoin es astronómico. Únicamente los ordenadores cuánticos serían capaces de ello.

A raíz de la evidente fortaleza de la infraestructura de Bitcoin, un rumor comenzó a circular por las redes relacionando al multimillonario inversor Mike Novogratz con la criptomoneda. Se dice que contrató a un equipo de expertos en ciberseguridad para que intentasen hackear la blockchain de Bitcoin, y tras no conseguirlo invirtió parte de su fortuna en Bitcoin afirmando que era la inversión de su vida.

Alternativas a blockchain

Muchos inversores se han preguntado si realmente blockchain es la tecnología revolucionaria que puede cambiarlo todo, o si bien existen otras alternativas que le hagan sombra. Hashgraph es la opción más conocida, ya que ha saltado a la fama bajo la promesa de ser más rápido, eficiente y seguro que la propia blockchain.

Ahora bien, ¿qué es Hashgraph? De forma resumida, Hashgraph es una alternativa a blockchain que elimina la necesidad de ejecutar cálculos masivos, reduce los costes energéticos y aumenta la velocidad a la que se procesan las transacciones. Hashgraph puede ejecutar 250.000 transacciones por segundo, una cifra mucho más alta que las actuales en Bitcoin o Ethereum. Es asíncrono, es decir, ningún nodo puede evitar que se alcance un consenso o interrumpir uno que ya se ha alcanzado. Por último, es más justo que blockchain, ya que ningún nodo puede decidir el orden de las transacciones, algo que sí que pueden hacer los mineros de Bitcoin.

Dentro del propio mercado de las criptomonedas también existen algunas vías alternativas a blockchain, como la TANGLE de IOTA. A pesar del atractivo de las alternativas de blockchain, es ésta última la que mayor repercusión está teniendo en la actualidad.

Blockchain en España

Durante los últimos meses, muchos proyectos y start-ups de origen español han elegido el camino de la tecnología blockchain como base de sus ideas. La comunidad de habla hispana es cada vez más grande y tiene un peso considerable dentro del mercado de las criptomonedas a nivel mundial. Proyectos como Pylon Network o Lescovex son una buena muestra de este creciente interés.

El gobierno de España también se ha comprometido con la innovación, y recientemente se han presentado algunas propuestas e iniciativas para el apoyo y el fomento de la tecnología blockchain. El Congreso busca que esta tecnología sirva para la creación de un sistema de pagos eficiente.

En definitiva, blockchain cuenta con todos los factores a su favor para liderar la que algunos han llamado como la “Cuarta Revolución Industrial”. Los proyectos avanzan a pasos agigantados y las mejoras son cada día más evidentes. Seamos creyentes o escépticos, debemos aceptar que la tecnología blockchain es una realidad y ha venido para quedarse.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

Últimos análisis

Suscríbase a nuestro boletín